miércoles, 6 de julio de 2016

Solo frente al mar

Allí solo frente al mar, 
Aguarda una vana ilusión. 
Allá donde la ausencia duele más, 
Allá donde los recuerdos de mi corazón. 

Observa silencioso la batalla de las olas,
¿Acaso espera ansioso la batalla del adiós? 
Tanto espera que el hielo entumece sus horas, 
¡Qué inmortal es para él su dolor! 

Cuerpo mortal que sucumbe a la derrota, 
Susurro gélido del amargo rencor, 
Guardián de sombras de un pasado ya perdido, 
Añoranza de un cálido beso enemigo... 

Adicción, 
Él anhela templanza. 
Sucumbió, 
Necesitaba la esperanza. 

Para no decaer pasto de sus llamas, 
Para poder resurgir de entre su alma, 
Prisión marchita del amor que lo apresa, 
Cadenas oscuras del recuerdo que lo condena.

¡Caprichoso el destino que me llevó hasta tus brazos! 
Qué injusto me aleja ahora de ti, 
Elevo una súplica observando tu lugar en mi regazo, 
¡Mi cuerpo está tan ausente hoy de mí! 

Allí solo frente al mar, 
Aguarda una vana ilusión.
Allá donde el recuerdo duele más, 

Allá donde se desgarró... mi corazón.