viernes, 29 de julio de 2016

Rojo

Rojo desvaído, 
Rojo oxidado. 
Dueño de mis suspiros, 
Guardián de lo inesperado. 

Reacio a la dulzura, 
Te alejas hacia el ocaso. 
Eres niebla pura, 
Estás roto en pedazos. 

Marchitas mi ilusión, 
Como una manzana podrida. 
Desgarras mi razón, 
Me aferro a escondidas. 

Es cruel esta atracción, 
Que me empuja hacia el abismo. 
¿Sobrevivirá mi corazón, 
A todo tu cinismo? 

Vahído de mi fortaleza. 
Eres un sueño destrozado. 
Rival de mis flaquezas, 
Eres un cristal agrietado. 

Guerrero fiero y asustado, 
Usurpas la nobleza, 
Del que combate a los dados. 
Eres sangre vieja, 
En un corazón averiado. 

Tienes el alma rota, 
Posees la mente oscura, 
La rabia te desborda, 
Dueña de tu amargura. 

Te pierdes en la bruma, 
De oscuros escenarios. 
Te pierdes en la bruma, 
Tan lejos de lo ordinario. 

Desafías mi silencio, 
Rompes mis muros. 
Me enardeces por dentro, 
Eres fuego puro. 

Sangre y acero, 
Laberinto y coraza. 
Tú, rojo desvaído, 
Tú, llama que amenaza. 

Acunaré tu alma rota, 
Recogeré tus pedazos. 
Seré la llave, 
Seré el regazo. 

Rojo desvaído, 
Rojo oxidado. 
Tú, mi enemigo.
Tú, mi aliado.