miércoles, 24 de agosto de 2016

A la chica de la foto... ¿En qué pensabas?


¿En qué pensabas, pequeña?
¿En qué pensabas mientras el tiempo pasaba? 
Mientras la vida caminaba, 
Y tus ilusiones se enfriaban, 
Dejándote vacía y agotada. 

Con el corazón henchido de esperanza, 
Y la alegría sincera en tu corazón, 
Jamás pensaste en lo que te quitarían, 
En lo que la vida se llevaría sin razón. 

Y te has perdido,
Ya no te encuentro en el espejo. 
Te has desvanecido,
Solo tu sombra en mi reflejo.

 En las espirales del tiempo...
En la erosión del universo...
Se ha desgastado tu recuerdo,
No eres más que viento. 

Pequeña... ¿En qué pensabas, 
mientras ibas rumbo a la nada? 
¿Por qué soñabas? 
¿Por qué creíste en cuentos de hadas?

Ojalá pudiera hablarte de nuevo, 
Pues si hoy sé algo... 
Es que te echo de menos. 




sábado, 13 de agosto de 2016

Nuestra soledad

Volverás a mí pronto, cuando la luna asome de nuevo, y tus intensos ojos sientan la necesidad de perderse en los míos. Cuando tu siniestra sombra sea presagio de tu presencia, y tus labios sedientos, busquen mi cuello febril.
Hasta que has caricias ardan, hasta que la lengua implore, y tus ojos me quemen la piel. Quiero sentirte y que me sientas. Lento, arduo, frenético y sincero. Y cuando el último ramalazo de pasión se extinga dejando tras de sí una llanura inquieta, quiero que sigas llenándome con tus caricias, y que tu corazón resuene en el río de mi sangre. Implorantes, anhelantes, y unidos en un sinfín de terminaciones nerviosas que vibran y se expanden por el mundo de los sentidos. Con el suave sonido de tu voz en mi oído, con el tacto cálido de mi lengua en tus labios...
¿Aún no sabes lo que quiero?

Quiero ser quien caliente tus sueños y acune tu corazón en noches tormentosas, dándonos consuelo en horas de soledad. Nuestra insistente soledad... Hogar en penumbra, más acogedor incluso que el más sublime paraíso.  


jueves, 11 de agosto de 2016

Lujuria

Tu anhelo rompió mi virtud, 
En la eterna noche otoñal.
Con un ceniciento cielo gris,
Despertando pasión abismal.

Tu anhelo irrumpió en mi ser,
Sombra del ser que ama.
Tu voz oscuro placer,
Llama que a fuego me marca.

Aun batallas en mis adentros,
 Tu esencia en mis latidos,
Como un guerrero voraz y sediento,
Me consume entre gemidos.

Un mensaje vertido sobre labios,
Que entreabiertos mueren dulce,
Insistente respiro, murmuro, olvido...
Alcanzan ansiosa cumbre.

Libera el rocío entre mis piernas,
Enrédame en la humedad.
Tu cuerpo se mueve lento,
Y luego se agita en el mar.

Primavera florece en mi mente,
Pasión que nunca ha de acabar.
Mar embravecido que busca,
Perdidos náufragos que rescatar.

Artista que dibuja en mis adentros,
Un collage de sentimientos.
Mi vientre, tu lienzo...
 Yo un dulce lamento.

Déjame ser mariposa que ha de volar,
Alimentándome de besos,
Tocando la eternidad.

Lujuria y fuego,
Te llame en la noche.
Me respondiste con deseo.

Me destruiste con el goce.


miércoles, 10 de agosto de 2016

Infinito

Derrites mis hielos de tristeza, te internas entre mis muslos, y quemas con tu lava mis arenas desiertas.Te anclas en mí, dibujando los dulces mares de mis huellas. Aprietas mi cuerpo desecho en tormentas, y te encadenas en mí.Cadenas gruesas, intensas...
Te haces furia, mar embravecido, luna roja eclipsando mis sentidos.Yo murmurando débilmente, que el desenfreno no se acabe. Enmudeces mis gritos, marcando tus dientes en mis labios.
Y en un instante que se desprende del tiempo...
Profunda, ardiente... sensación.
Apresa mi corazón, que huye entre tus besos, esclavizado de mi ser. Y entre lágrimas te nombro.
Una.. otra.. vez...

Haciéndome feliz entre tus manos. Navegante de mi cuerpo sabor a tu esencia, rompes en mi orilla tu blanca espuma, impregnando mis adentros de tu infinito.